Los beneficios obtenidos al conservar las pieles a baja temperatura en cámaras frigoríficas son muchas, Pero se debe tener en cuenta que se deben conservar en cámaras frigoríficas especializadas para este fin, bajo ningún concepto se puede realizar esta conservación de forma casera. A continuación una lista de beneficios:

  • la baja temperatura evita que sobreviva la polilla (causante del deterioro de la piel)
  • Sus abrigos se limpian con maquinas especiales antes de entrar y al salir de la cámara frigorífica.
  • Con el frío constante sus pieles “no envejecen” porque las grasas naturales del cuero, imprescindibles para el mantenimiento de color, brillo, flexibilidad y duración, no se resecan.
  • Sus abrigos no cogen polvo dentro de la Cámara Frigorífica, que cierra herméticamente